Publicado: 11 de Abril de 2016

Las personas que padecen baja visión sufren, en muchas ocasiones, fotofobia y una disminución de sensibilidad al contraste así como de la agudeza visual. Los filtros terapéuticos mejoran estos problemas.

Con frecuencia, los pacientes de baja visión padecen algún tipo de patología retiniana que les hace percibir un exceso de luminosidad. Esta circunstancia les ocasiona molestias y pérdida de contraste, limitando su visión y, como consecuencia, sus actividades cotidianas.

Las gafas con filtros terapéuticos nos ayudan a minimizar estos efectos:

  • Absorben el exceso de luz
  • Protegen al máximo de rayos UV
  • Mejoran el contraste y la agudeza visual

Gracias a esto, palían el malestar que produce la fotosensibilidad y mejoran el confort visual.

La gama Essicare de Essilor contiene los filtros terapéuticos Medical Vision que ofrecen soluciones a diferentes patologías visuales:

  • Los filtros marrones (RT3, RT4 y RT4 Degradado) están indicados, por ejemplo, en casos de retinosis pigmentaria, retinopatía diabética y albinismo.
  • Los filtros anaranjados (Lumior 1,2 y 3) se recomiendan para pacientes con DMAE, glaucoma, atrofia del nervio óptico y cataratas, entre otras patologías.
  • Los filtros rojizos (Lumior Orange y BLX) son una opción válida para aquellos que padecen ambliopías, DMAE, atrofia del nervio óptico o retinosis pigmentaria.

IMPORTANTE: El experto en baja visión será quien determine la conveniencia de un filtro u otro,  dependiendo de la patología visual del paciente, el uso que se le vaya a dar (interior/exterior) y la comodidad que sienta ante diferentes opciones.